3 maneras saludables de preparar patatas de Coristanco

La patata de Coristanco está considerada como una de las mejores patatas cultivadas en Galicia. Esta patata es de la variedad conocida como Kennebec es fantástica para hacer un buen cocido, pero también se puede usar de muchas otras formas.


La patata de Coristanco es de la variedad “blanca”, tiene ojos superficiales y además es súper versátil a la hora de cocer o de freír, por eso hoy vamos a explicaros un par de formas diferentes con las que sorprender a vuestros comensales.


La primera forma de la que os vamos a hablar hoy es de las patatas al vino. Para esta receta sólo necesitáis patatas de Coristanco, una cebolla, un diente de ajo, laurel y perejil, vino blanco y aceite de oliva.


Para elaborar las patatas al vino las cocemos con su piel durante un cuarto de hora. Al cabo de este tiempo las pelamos y las colocamos en una cazuela. Hacemos un sofrito con la cebolla y el diente de ajo, ambos muy picados. Agregamos el sofrito a la cazuela, junto con la hoja de laurel, el perejil picado, un poco de pimienta, sal y el vino. Removemos y dejamos cocer a fuego lento durante un cuarto de hora. Pueden ser un entrante o una guarnición perfecta.


Si buscas algo diferente, nuestra segunda recomendación es que prepares una buena ración de patatas en cazuela. Este plato es muy sencillo y tradicional y no necesitarás invertir mucho tiempo o muchos ingredientes para prepararlo.


Prepara un kilo de patatas, una rebanada de pan, 4 dientes de ajo, un poco de perejil, una cucharadita de vinagre, aceite, sal y pimienta. Una vez los ingredientes listos, te explicamos cómo lo cocinamos: Pelamos las patatas, las lavamos, las cortamos en rodajas y las freímos en una sartén con aceite de oliva hasta que queden blandas.


Aparte, ponemos a freír el pan y los ajos. Cuando doren, los sacamos de la sartén y los majamos en el mortero junto al perejil, el vinagre y un poco de aceite de la fritura. Colocamos las patatas en una cazuela, les agregamos el majado y un poco de sal. Añadimos un vasito de agua a las patatas en cazuela y dejamos cocer a fuego lento durante cinco minutos. Receta sencilla, sabrosa y que además potencia el sabor de las patatas de Coristanco.


Por último pero no por ello menos importante, te vamos a dar las claves para preparar una patatas al estilo cajún que te quitarán el hipo. Como adelantamos antes, la patata de Coristanco es perfecta para freír debido a su composición y características. 


La clave en la preparación de esta receta es la fritura, que debe ser irregular. Para preparar estas patatas lo único que necesitas es aceite de oliva, un mix de especias cajún, sal y pimienta. Lava muy bien las patatas, luego sécalas y córtalas en bastones. Una vez hecho esto pon el aceite a calentar y añade las especias a las patatas, maridándolas muy bien. Con el aceite caliente a fuego medio, añade las patatas y medio fríelas medio cuécelas durante 5 minutos, esto hará que por dentro estén super jugosas. Después, sube el fuego al tope y termina de freír las patatas durante un minuto, conseguirás la textura crujiente perfecta.


¡Esperamos que estas tres recetas os hayan gustado! Recordad que en Verduras Frescas contamos con las mejores patatas de Coristanco para que disfrutéis de su sabor. Recuerda que si vives en Coruña o alrededores, podemos mandártelas directamente a tu casa.